Con la más grande intensión de que éstas líneas sean leídas y ésta voz sea escuchada, me dispongo a decir la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad , en relación a los sucesos que se han estado suscitando en el interior de la empresa Tachis los últimos meses, donde como siempre, el más afectado termina siendo el trabajador, aquel que trabaja jornadas de 12 horas o más; aquel que no tiene derecho de comentar o expresar su malestar por algo por que corre el riesgo de ser despedido; aquel que sacrifica la convivencia con la familia porque de última hora tiene que hacer tiempo extra; aquel, que por necesidad, tiene que soportar la falta de apoyo de directivos, administrativos y sobre todo, del líder sindical.

Comenzaré diciendo las injusticias sindicales, ya que el Señor José Antonio Rodríguez Uribe, actual líder sindical, se ha dedicado más en dejar en claro su posición “vitalicia” como él mismo lo expresó a los compañeros, con la intención de que no se registre alguna planilla que pueda derrocar a tan grande dictador, ya que si alguien se le ocurre, por mínima que sea su participación, él, en su carácter de fiel achichincle de Alfredo González, líder de la CTM, y siguiendo los principios básicos para mantener su “puesto”, se encarga de inventarles alguna agravante dentro de la empresa para despedir al personal.

Hace una semana, se pretendía registrar una planilla porque la gente está molesta por el lamentable proceder de nuestro querido, amado y trabajador José Antonio Rodríguez Uribe, y en ese afán de siempre ver en pro (de su persona, por supuesto), amenazó a las compañeras que pretendían registrar la planilla, manifestándoles que su cargo es permanente, sin cambiar de representante sindical, que el hacer una planilla era motivo hasta de despido, y dicho y hecho, ni tardo ni perezoso, cual rayo veloz, cual centella fugaz, dos compañeras ya no laboran en la empresa.

Al parecer, sus intereses se enfocan más en el bienestar de ciertos trabajadores ajenos al sindicato, como la Licenciada Elia Isabel Muñoz Vázquez, administradora de la empresa que llegó a amedrentar a varios compañeros y compañeras por sus inconformidades ante su gran majestad, Sir Líder Sindical.

En cuanto a la empresa, este año, al igual que otros, le hemos trabajado arduamente, hemos sacado producciones y hemos puesto nuestro tiempo y esfuerzo, y… ¿qué obtenemos a cambio?, uno, que nos otorguen unas utilidades de burla, que de nuestro sueldo se nos descuente para que la empresa no tenga pérdidas, que si se nos incapacita, aunque sea por accidente de trabajo, nos descuenten por no poder trabajar. ¿Y después de eso que sigue, ya se nos van a negar prestaciones como el fondo de ahorro?, tristemente, si estas inconforme con eso, se te despide y se contrata personal eventual con un sueldo mucho menor que el de uno.

Lamentablemente no puede haber una inconformidad con respecto a esto, uno por que el sindicato no te apoya y dos, porque a los compañeros que se han quejado por esos motivos, más que nada por las utilidades, fueron despedidos. Este es un llamado de auxilio a las autoridades competentes, a los medios de comunicación y a la sociedad en general, estamos cansadas y cansados de que se nos menosprecie como trabajadores, de que no se nos valore y se nos trate dignamente, de que personas déspotas y prepotentes, sean las encargadas de destruir la unidad sindical de la empresa y de que se nos siga reprimiendo, con el no poder expresarnos.

Y de antemano, pido una disculpa por no poder expresar libremente mi nombre o el de mis compañeras y compañeros que no estamos conformes con el trato que nos dan, porque tenemos familias que alimentar y gastos que cubrir, y para muchos de nosotros, este empleo es nuestro único sustento.

Esta denuncia fue enviada de manera anónima debido a posibles represalias, así mismo se encuentra tal y como fue enviada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *