Desde el abandono de la presidencia municipal de Aguascalienes, Gabriel Arellano se ha ido hundiendo políticamente, ni con su refresh político cuando se lanzó de independiente a la gubernatura apenas del año pasado, en donde el PRI no le acepto su berrichen y decidió irse por la libre.

Pues las cosas no le resultaron nada favorables, pues en la contienda pasada ni si siquiera figuro en un cuarto o quinto lugar, la soberbia y el ego lo sobrepasaron, hasta el desaire del mismo Jaime Rodríguez, en donde Gabriel ni si quiera supo aprovechar la oportunidad y su destape salió a destiempo.

Ahora no quiere deja el hueso, quiere ir por una senaduría, pero al parecer tendrá que buscar una cenaduría, ya que hasta MORENA no lo quiere en su partido, así que a Gabrielito no le quedará otra más que levantar la poca dignidad política que le queda y buscar contender nuevamente solito y posiblemente fracasar de manera independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *